Ha llegado la hora de dar comienzo a un verdadero romance con la comida. Lo que has experimentado hasta este momento ha sido una relación obsesiva, y las relaciones obsesivas no tienen nada que ver con el amor. Tanto si se entabla con una sustancia como con una persona, una relación obsesiva es una danza de las almas heridas. O Tal vez tu problema no sea el exceso de comida, sino una alimentación inadecuada.

La persona que verdaderamente disfruta con la comida se toma su tiempo para degustarla. Es capaz de saborearla, de deleitarse con ella sin conductas neuróticas. Mastica a conciencia y repara en sus aromas. La solución a los problemas de alimentación no puede pasar por dejar de comer del todo; la clave está en no privarte de nada en absoluto.

El desapego implica ser capaz de tomar o dejar algo; disfrutarás de la comida si tienes hambre, pero podrás hacerla a un lado si no es así. En el amor, como siempre, radica la clave para poner las cosas en su lugar. Aprendiendo a amar los alimentos, dejarás de obsesionarte con ellos.

Los alimentos que te aman son aquellos que contribuyen a tu bienestar. De las frutas a las verduras, pasando por los cereales integrales, los víveres que te quieren fortalecen tu cuerpo, te protegen de las enfermedades, mejoran el aspecto de tu piel y te ayudan a funcionar con normalidad. Las verduras favorecen la reproducción de las neuronas y las ayudan a funcionar correctamente; las frutas aportan azúcares sanos y proporcionan energía; los cereales integrales reducen el riesgo de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Además, en el mundo actual, resulta cada vez más fácil encontrar alimentos sanos y sabrosos al mismo tiempo.

MEDITACIÓN

ACTIVIDAD

Unknown Track - Unknown Artist
00:00 / 00:00

DA CLIC PARA DESCARGAR

© 2018 by Fernanda Beltran