Acabas de emprender un viaje que, una vez iniciado, ya nunca terminará. Entrega tu cuerpo al amor, en el convencimiento de que tú único cometido en esta tierra es actuar como si tus manos, pies, palabras y obras fueran los del amor.

 

Recuerda que si vuelves a caer en los patrones mentales que de buen comienzo se instalaron de forma tan perjudicial, no debe extrañarte que vuelvas a recuperar los kilos perdidos. A lo largo de este proceso has aprendido algo sobre ti mismo: no funcionas bien cuando abandonas el círculo del amor divino.

 

¿Serás capaz de comer esto o lo otro, siempre que quieras? ¿Algunas vez podrás olvidarte de obedecer los dictados del amor en todos y cada uno de tus actos?, pero siempre que puedas regresa al camino.

 

La persona en la que te conviertes cuando cruzas a la otra orilla del poseerá una sonrisa secreta mucho más que sólo pérdida de peso, ya que tu cuerpo se habrá renovado junto con tu corazón y tu alma.

 

Felicidades. Esto no es el fin; es un nuevo comienzo. Ya no eres el mismo de ayer, has dejado atrás a la persona que acabaste por creer que eras y ya no te identificas con tu cuerpo. Más allá del ser físico, existe un cuerpo radiante.

 

Uno se alimenta de aquello que siente. Y si esos gestos mínimos te ayudan a adelgazar, considera la pérdida de peso un efecto casi secundario. Has adquirido una nueva sensación del yo. Este viaje pone fin a una pesadilla personal y da paso a un modo más consciente de afrontar la vida.

 

Acabas de tomar el camino que transitarás durante el resto de tu vida para descubrir la mejor versión de ti mismo, y vivir con ella.

MEDITACIÓN

Unknown Track - Unknown Artist
00:00 / 00:00

ACTIVIDAD

DA CLIC PARA DESCARGAR

© 2018 by Fernanda Beltran