Cuando tu pensamiento se transforme, hasta la última célula de tu cuerpo cambiará. Los pensamientos del tipo Estoy gorda, Soy fea u Odio mi cuerpo funcionan como órdenes que tu cuerpo recibe dispuesto a hacerlas realidad. Si albergas ideas negativas acerca de tu físico, éste las expresará. En cambio, si sostienes sentimientos de amor hacia tu cuerpo, éste reflejará ese cariño.

 

Cuando bendices tu cuerpo con amor, evitas que cualquier aspecto ajeno a ese sentimiento ejerza su dominio en ti.

 

Cuando te dirijas a la cocina, tanto la voz del miedo como la del amor murmurarán en tu interior. El miedo te incitará a tomar un desayuno desequilibrado, repleto de carbohidratos refinados, azúcar y cosas por el estilo, o a no desayunar en absoluto. Ahora bien, ¿qué comerías si el único propósito de tu cuerpo durante el día de hoy fuera cumplir las intenciones del amor? ¿No tomarías un desayuno sano y ligero?

 

Empieza a transformar tu ser físico hoy mismo pensando en él como en un templo del alma. Tu cuerpo es como un ropaje infinitamente precioso. No constituye tu misma esencia, pero sí puede ser un recipiente sagrado de tu espíritu.

MEDITACIÓN

ACTIVIDAD

Unknown Track - Unknown Artist
00:00 / 00:00

DA CLIC PARA DESCARGAR

© 2018 by Fernanda Beltran